top of page

El corredor económico India-Oriente Medio-Europa: ¿Un giro en la geopolítica global?

La Cumbre del G20 de dos días de duración celebrada en Nueva Delhi, India, los días 9 y 10 de septiembre fue histórica en muchos aspectos. En un momento en que hay divisiones entre los miembros sobre la cuestión de la guerra entre Rusia y Ucrania, la India, como presidente del G20, logró un consenso al adoptar la Declaración de Líderes de Nueva Delhi. Otro punto destacado importante fue la inclusión de la Unión Africana como miembro permanente del G20, lo que fue concomitante con la agenda de la India de proteger y promover los intereses del Sur Global.


Sin embargo, un resultado importante de esta cumbre fue el lanzamiento del Corredor Económico India-Oriente Medio-Europa (abreviado como IMEC en inglés). El primer día de la cumbre, el 9 de septiembre, el primer ministro indio, Narendra Modi, anunció el lanzamiento del IMEC. Este proyecto contaría con la participación de India, Estados Unidos, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Alemania, Italia y la Unión Europea (UE) y se realizaría en colaboración con la Asociación para la Inversión en Infraestructura Global.


El proyecto tiene dos corredores: el corredor este que conecta la India con el Golfo Arábigo y un corredor norte que conecta el Golfo Arábigo con Europa. Arabia Saudita denominó al IMEC una combinación de la antigua ruta de las especias y la ruta de la seda.

El IMEC supondría un importante punto de inflexión para todas las partes que participan en él, así como para la geopolítica de la región del Indo-Pacífico. El corredor propuesto debe analizarse desde cuatro perspectivas.


Este proyecto contaría con la participación de India, Estados Unidos, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Francia, Alemania, Italia y la Unión Europea (UE).

En primer lugar, para la India sería una vía adicional de compromiso con Oriente Medio y Europa. Desde la última década, los compromisos de la India con los países del Medio Oriente, particularmente los países del Golfo, se han diversificado. Los vínculos de la India con los países del Golfo, especialmente con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, se han desarrollado más allá del comercio energético que definió las relaciones de la India con la región durante varias décadas. La India ahora tiene compromisos con la región del Golfo en las áreas de cooperación estratégica, cooperación económica, cambio climático, ciencia, tecnología de la información, espacio y educación. India tiene un acuerdo de libre comercio con los Emiratos Árabes Unidos. India y el Consejo de Cooperación del Golfo también están negociando un acuerdo de libre comercio. Además, India tiene asociaciones estratégicas con Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos. La participación de la India en el IMEC es una extensión del fortalecimiento de sus vínculos con Oriente Medio.


De manera similar, los vínculos de la India con países europeos como Francia, Alemania e Italia también se han fortalecido en ámbitos estratégicos y económicos. Para impulsar aún más los vínculos con Europa, la India ha acelerado su acercamiento a la región del Mediterráneo. India ya tiene una ruta hacia Europa a través del Canal de Suez y el Mar Mediterráneo. El IMEC fortalecería aún más la conectividad de la India con Europa.


En segundo lugar, para Estados Unidos este corredor implica restablecer sus vínculos con Oriente Medio. En los últimos años, los países del Golfo han seguido una política exterior independiente que les ha llevado a reducir su dependencia de Estados Unidos. Esto ha provocado que China avance en Oriente Medio. Este corredor permitiría a Estados Unidos fortalecer sus vínculos económicos con la región. La presencia de India también facilitaría el alivio de las fricciones que Estados Unidos estaba teniendo con los países de Medio Oriente, particularmente Arabia Saudita.


En tercer lugar, el IMEC permitiría a los países europeos y a la UE interactuar mejor con la región del Indo-Pacífico. Francia, Alemania y la UE tienen sus respectivas estrategias en el Indo-Pacífico. Italia también ha mostrado interés en colaborar con la región del Indo-Pacífico. El IMEC es una oportunidad para que los países europeos y la UE aumenten su alcance a la región del Indo-Pacífico de manera diversificada. Es imperativo estrechar los vínculos con las economías asiáticas para los países europeos que enfrentan desafíos económicos en el período posterior a la COVID-19 y debido a la guerra entre Rusia y Ucrania.


El proyecto IMEC tiene un gran potencial para fortalecer la conectividad entre dos continentes.

En cuarto lugar y lo más importante, este corredor mejora aún más el papel de Oriente Medio en la geopolítica global. El IMEC impulsaría la búsqueda de los países de Oriente Medio de una economía postpetrolera, ya que este corredor respaldaría diversas actividades económicas y comerciales. El corredor también pone de relieve la creciente importancia de Oriente Medio en el orden global multilateral. Anteriormente, Oriente Medio ha sido parte de dos multilaterales: el grupo India, Israel, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos (I2U2) y el grupo India, Arabia Saudita, Estados Unidos y Emiratos Árabes Unidos. Este corredor también subraya la importancia de Medio Oriente en la región del Indo-Pacífico. La proyección de la Región Indo-Pacífico se concentró mayoritariamente en el componente Pacífico. Sin embargo, Oriente Medio se ha centrado en el componente del Océano Índico y, en particular, en el Océano Índico Occidental, que es importante desde el punto de vista estratégico y económico.


El proyecto IMEC tiene un gran potencial no sólo para fortalecer la conectividad entre dos continentes sino también para abordar el problema de la interrupción de las cadenas de suministro. Es imperativo que todos los países involucrados aceleren este proyecto.


El IMEC se proyecta como una contrapartida al proyecto chino de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (abreviado como BRI en inglés). Para una implementación fluida del IMEC, los países miembros deben deliberar rápidamente sobre la parte compleja del proyecto: financiamiento y viabilidad ecológica. La BRI enfrenta resistencia en los países que la forman debido a preocupaciones financieras y ecológicas.


Una implementación más rápida y sostenible del IMEC lo convertiría en un elemento de cambio en la geopolítica global.

 

Niranjan Marjani es analista político independiente y investigador de Vadodara, India especializado en relaciones internacionales y geopolítica. Sus áreas de trabajo son la política exterior de la India, el sur de Asia, el sudeste de Asia, la región del Indo-Pacífico, Asia Central y Oriente Medio. Contribuye con artículos para publicaciones indias e internacionales. Es editor consultor de The Kootneeti Español, una revista india sobre relaciones internacionales publicada en español. También ofrece consulta como analista de riesgo político a entidades corporativas indias y extranjeras.)

Comments


bottom of page