top of page

Cuanto más inestable es el Líbano, más se convierte en presa fácil para ISIS

La situación en el Líbano no es tranquilizadora. El país se enfrenta a una grave crisis financiera que ensombrece todas las facetas de la vida.


La inflación alcanzó en junio de 2023 el 268,78%, entre las causas de esta subida de precios, la devaluación de la moneda en más de un 98% frente al dólar en el mercado negro. La tasa de desempleo en el Líbano aumentó al 12,6 % en 2022. La tasa máxima fue del 9 % y la mínima del 6 %.


Los bancos libaneses están limitando los retiros de moneda fuerte para la mayoría de los depositantes, lo que incita a los civiles armados a entrar en las sucursales por la fuerza, a veces amenazando con pistolas y exigiendo depósitos.


Hay un dicho común que dice que donde hay pobreza, hay delincuencia. Aunque la pobreza no causa directamente el crimen, existe una fuerte correlación entre la pobreza y la actividad criminal.


La organización “ISIS” sabe que el Líbano ahora es un terreno fértil para reclutar nuevos miembros, especialmente en los últimos cuatro años. Lo notable es que ISIS no solo se está enfocando en la juventud libanesa, sino que también trató de expandirse a los campos de refugiados palestinos y sirios.


En este contexto, el ejército libanés anunció, el 15 de marzo de 2023, la detención de dos personas de nacionalidad palestina y siria, pertenecientes a la organización, y las investigaciones con ellos demostraron que estaban en contacto con líderes de la organización en Siria, con el objetivo de expandirla en el extranjero.


Antes de eso, las Fuerzas de Seguridad libanesas arrestaron en diciembre de 2022 a cinco sospechosos de organizar una célula terrorista vinculada a ISIS. Según las investigaciones preliminares, uno de los detenidos reconoció haber planeado un ataque terrorista contra una iglesia en la ciudad norteña de Trípoli en Nochebuena.


ISIS trató de expandirse a los campos de refugiados palestinos y sirios.

Según las investigaciones, los detenidos, todos ciudadanos libaneses, provienen en gran parte de familias con un largo historial de trabajo con organizaciones terroristas, algunos de ellos han combatido en Siria y pasado años en prisión en el Líbano por trabajar con grupos terroristas.


Las instituciones públicas libanesas se están derrumbando una a una. El salario mensual promedio de un servidor público se redujo de unos 1000 dólares a apenas 50 ya que la libra libanesa pierde más valor cada día, lo que llevó a decenas de miles de empleados estatales de organismos gubernamentales locales, escuelas y tribunales a declararse en huelga.


Las cárceles necesitan más que nunca programas de reforma y mejores condiciones pero con el colapso financiero ahora es simplemente imposible.



La radicalización en las cárceles libanesas es cada vez más frecuente

El año pasado, durante el mes de febrero, las Fuerzas de Seguridad Libanesas lograron infiltrarse en un grupo y detener a cinco sospechosos que planeaban reclutar terroristas suicidas para llevar a cabo atentados en Beirut.


Fueron acusados de planear ataques y proporcionar las armas y explosivos necesarios. Bassam Mawlawi, el Ministro del Interior, dijo en ese entonces que su equipo de seguridad “desarmó un grupo terrorista que planeaba llevar a cabo operaciones en tres lugares en los suburbios del sur de Beirut”, que son un bastión de Hezbolá. “Se desmanteló una red terrorista de ciudadanos palestinos que reclutaba a jóvenes para llevar a cabo importantes operaciones con cinturones explosivos y misiles que podrían haber causado muchas víctimas”, dijo. Los tres lugares objetivo fueron el Complejo Al-Kazem en el barrio de Madi, el Complejo Lailaki y Hussainiyat Al-Nasser en Ouzai.


Hay muchas razones para que ISIS se concentre en el Líbano. Después del asesinato de muchos de los líderes de las filas y la caída del llamado “califato de ISIS” en Al-Baghouz en marzo de 2019, ISIS está tratando de reorganizarse y encontrar un nuevo territorio.


El mensaje que ISIS está tratando de enviar a Francia y los Estados Unidos de América es que la organización todavía es capaz de redesplegarse y llevar a cabo operaciones terroristas.


La frontera entre el Líbano y Siria se considera frágil, lo que ayuda a la libertad de movimiento de los miembros de ISIS para cruzar de un país a otro, además de la proximidad de los miembros de la organización en el norte y el centro-oeste del Líbano. Siria es demás considerada una de las sucursales más fuertes de la organización a nivel de territorio.


El mensaje de ISIS es que todavía es capaz de redesplegarse y llevar a cabo operaciones terroristas.

La exposición del Líbano a un vacío constitucional e institucional, representado por la vacante del cargo de Presidente de la República y la constante disputa e incompetencia de los políticos libaneses están creando un entorno inestable para todos los libaneses.


El entorno en el norte, oeste y centro del Líbano se considera uno de los más importantes que atraen extremistas y terroristas, y uno de los escenarios más importantes para estos.


Reclutar nuevos miembros para la organización terrorista es un objetivo importante, especialmente a la luz de las grandes pérdidas que sufrió, lo que hace que el enfoque en atraer nuevos combatientes sea la nueva tarea de la organización.


Ahora es urgente que los políticos libaneses dejen de lado sus divisiones sectarias y su falta de sentido del nacionalismo y elijan un presidente para crear una estabilidad para el país.


También es cada vez más importante crear ONGs que brinden apoyo psicológico a los jóvenes libaneses, especialmente a los que están desempleados. Los profesionales que trabajan con adolescentes y adultos jóvenes también deben recibir capacitación si muestran signos de radicalización o extremismo violento.


Los casos del IRA o ETA tienen la particularidad de que son organizaciones enteras que han renunciado a la violencia. También existen tales precedentes en Oriente Medio con la decisión de Gamaa al-Islamiya de Egipto de renunciar a la violencia a fines de la década de 1990, pero las principales organizaciones yihadistas de la actualidad, como ISIS, parecen estar muy lejos de ese enfoque. Los actores regionales e internacionales deben apoyar a Líbano y el presidente de los EEUU, Joe Biden, debe pensar sabiamente sobre sus estrategias políticas para el Medio Oriente, especialmente el Líbano, que merece la oportunidad de vivir en paz.

 

Christiane Waked es analista político y columnista de varios periódicos y sitios web con 10 años de experiencia en el gobierno francés.

Comentários


bottom of page